Skip to Content »

Libros

Cuento: El árbol de guayaba

El joven hijo de un rey tenía muy malas costumbres. Se había hecho de malas amistades. No quería hacer nada útil y se la pasaba de fiesta en fiesta. Trataba mal a todo el mundo, y sólo pensaba en divertirse. El rey decidió entonces pedir ayuda a un hombre muy sabio. Lo llevó a su palacio y le pidió que se hiciera cargo de educar a su hijo.

“Tal vez tú sepas cómo tratar a mi hijo, y puedas enseñarle algo que lo haga cambiar”. Le dijo el rey al sabio.

Llamaron al muchacho, que llegó mal vestido y oliendo a licor. El rey le dijo que a partir de ese día, el sabio se encargaría de educarlo. Al principio el muchacho no quiso saber nada, y el rey discutió un largo rato con él. Al final dijo el muchacho:

“Está bien. Hare cualquier cosa que me pidan, pero sólo una hora por día”.

“Empecemos hoy mismo”, le dijo entonces el sabio.

El muchacho aceptó, y le preguntó al sabio qué iban a estudiar.

“No voy a molestarte con estudios aburridos, sólo vamos a caminar por el bosque”. Le respondió el sabio.

El muchacho siguió al sabio hacia el bosque. Después de caminar un poco, el sabio le pidió al muchacho que arrancara del suelo una matita. Como había aceptado hacer lo que le dijeran, el muchacho arrancó la matita y la sostuvo entre sus dedos.

“Ahora arranca aquella otra”, le pidió el sabio señalando una planta un poco más grande.

El muchacho, que ya se preguntaba de qué se trataba aquel juego, le obedeció.

“Ahora trata de arrancar aquel arbusto”, le pidió entonces el sabio señalando una mata como de un metro de alto.

El muchacho le obedeció, pero arrancar el arbusto le costó bastante trabajo. Entonces el sabio le pidió que arrancara un árbol de guayaba. Por más que trató y trató, el muchacho no pudo arrancarlo. Entonces le dijo el sabio:

“Igual pasa con los vicios. Cuando son muy jóvenes, los podemos dejar fácilmente. Pero con el tiempo, ya cuesta mucho más arrancarlos”.

Dicen que desde ese día, el muchacho se hizo mucho más responsable.

Tomado de: Escuela para Todos. 2008. pp. 134,135.